Pin arquero o guerrero de Valltorta (Castellón)

16,00 IVA Incluido

El arquero ó también conocido como el guerrero de la Valltorta, se encontraba originalmente en la cueva de los Caballos (Cova dels Cavalls) en Tirig, Castellón de la Plana. Cronológicamente se sitúa esta pintura entre el 8.000 y 4.500 a.C. periodo artístico-cultural conocido como Mesolítico, entre el Paleolítico y el Neolítico.

  • Tamaño: 1.5 × 1.6 cm (largo x alto)
  • Material: PLATA DE LEY 930/000
  • Talla artesanal

 

2 disponibles

Descripción

Guerrero de Valltorta

El arquero ó también conocido como el guerrero de la Valltorta, se encontraba originalmente en la cueva de los Caballos (Cova dels Cavalls) en Tirig, Castellón de la Plana. Cronológicamentela pintura de este guerrero de Valltorta se sitúa entre el 8.000 y 4.500 a.C. periodo artístico-cultural conocido como Mesolítico, entre el Paleolítico y el Neolítico. PLATA DE LEY 930/000.

 

El arquero ó también conocido como el guerrero de la Valltorta, se encontraba originalmente en la cueva de los Caballos (Cova dels Cavalls) en Tirig, Castellón de la Plana. El barranco de la Valltorta está  situado entre los términos de Albocásser, Tirig y las coves de Vinromà y es considerado como uno de los núcleos de pinturas rupestres al aire libre más importantes del mundo.

Esta cueva fue descubierta por Albert Roda, pastor, el 26 de febrero de 1917, que creyó, en un  principio, que las imágenes podían ser caballos y de ahí su nombre.

El mismo año de su descubrimiento serán estudiadas por Hugo Obermeier, por el Institut d´Estudis Catalans y por Juan Cabré.

En 1924 fue declarada monumento histórico-artístico y en diciembre de 1998 la UNESCO declara al Arte Rupestre Levantino, Patrimonio de la Humanidad. En ese mismo año el conjunto fue restaurado y se hizo una réplica 1:1 que puede contemplarse en el Museu de la Valltorta.

En el año 2011 dicha figura se convertirá en el emblema del Parque Cultural de la Valltorta y será el anagrama elegido por la Generalitat para el centenario.

Cronológicamente se sitúa esta pintura entre el 8.000 y 4.500 a.C. periodo artístico-cultural conocido como Mesolítico, entre el Paleolítico y el Neolítico.

Perteneciente al Arte Levantino, que como es sabido, situó sus conjuntos artísticos en abrigos rocosos o en oquedades naturales al aire libre que se forman en las sierras calizas.

El material utilizado para su realización será óxido de hierro ó manganeso como pigmento mezclado con grasa animal o tal vez con resinas vegetales a modo de aglutinante. El resultado sería un pigmento pastoso parecido al óleo, que se aplica con los dedos, o bien, con rudimentarios pinceles hechos con cerdas de animales.

En general estas pinturas carecen de un significado mágico-religioso y se trata más bien de representaciones de escenas de la vida cotidiana como la caza, la guerra, etc…

Es una figura de apenas 20 cm, conocida por un desafortunado hecho. Parece ser que en el primer tercio del siglo XX fue cortado y extraído de su enclave natural. Dice la leyenda que fue un miliciano durante la Guerra Civil española, pero hay pruebas de que ya en 1934 se encontraba expuesta al público en el Museu del Centre Comarcal de Cervera, Tarragona. El historiador Agustí Durán I San Pere la localizó en una subasta en Francia, la compró y cedió al museo de su pueblo. El ayuntamiento de Cervera es la propietaria desde entonces y tras más de una década de negociaciones (reclamación por parte de las instituciones valencianas) la Generalitat Valenciana tendrá los derechos de uso y conservación. Para poder ceder la pieza se ha firmado un documento de cesión en Comodato, gracias al cual el guerrero podrá ser expuesto en el Museo de Valltorta por un periodo de 5 años prorrogable.

La reclamación se remonta al 27 de agosto 1996 cuando el pleno municipal, presidido por Avel. Li Roca (quien dos años antes hizo realidad la apertura del museo) aprobó reclamar a Cervera la devolución del “Gerrer” porque su lugar natural era su municipio.  Propuesta respaldada por el entonces director del museo, Rafael Martínez Valle y apenas dos años después, la directora general de Patrimonio, Carmen Pérez, anunció las gestiones a alto nivel para tratar la vuelta del “Arquero de Tirig”

Será en el año 2011, tras más de 70 años, cuado regrese la pieza del guerrero Neolítico a Tirig y actualmente está expuesto en la sala 2 del Museo de la Valltorta.

 

Información:

El País: “El arquer de la Valltorta” regresa a Tirig.

Levante-emv.com  “El arquero vuelve a Tirig 80 años después 1.3.2011

Paleorama.wordpress

Tu periódico del pasado: Paleorama En Red

auladehistoria.org

menudaeslahistoria.com

iesguadalpeña.es

 

Barranco de la Valltorta

El Barranco de la Valltorta es un paraje del Maestrazgo, Tírig, Albocácer, Cuevas de Vinromá, en la provincia de Castellón de la Comunidad Valenciana (España), en el que se concentran importantes valores culturales y ecológicos.

Hace miles de años sus habitantes, los creadores del Arte Rupestre Levantino, pintaron en sus cuevas y abrigos escenas de la vida cotidiana y de sus mitologías. Contemplándolas no podemos componer aspectos de la vida de unas sociedades que vivieron en un paisaje apenas degradado. Pero su transformación se aceleró en época histórica. La sobrexplotación de la madera de los bosques, la apertura de claros para favorecer el nacimiento de pastos y la roturación de tierras para la agricultura, formaron un paisaje humanizado. Hoy los elementos distintivos de la Valltorta son sus pinturas rupestres levantinas, la arquitectura rural en piedra seca, un variado entorno biológico y su Museo. Un museo que actúa como centro de acogida del visitante, proporcionándole información sobre los aspectos más interesantes de la Valltorta.

La visita al Barranco de la Valltorta posee un doble interés. En primer lugar la contemplación de las pinturas es un reflejo de las preocupaciones “religiosas” y de los modos de vida de unos hombres que empezaron a pintar en las paredes de sus abrigos hace unos siete mil años. Por otra parte al acercarnos a un paisaje humanizado, modelado por los sistemas tradicionales de explotación agrícola y ganadera de los que se conservan interesantes vestigios arquitectónicos, como barracas, cenias y azagadores. A pesar de la influencia del hombre sobre este paisaje, la Valltorta es un ecosistema con una variada vegetación y con especies como el águila perdicera (Aquila fasciata) o la cabra montés (Capra pyrenaica).

Abrigos con Arte Levantino

En la Valltorta se conocen 21 abrigos con Arte Levantino, una manifestación prehistórica que se extiende por la zona oriental de la península ibérica, desde Huesca y Lérida por el norte, hasta Murcia y Albacete por el sur, con una excepcional concentración de arte rupestre en la Comunidad Valenciana. En los abrigos de la Valltorta se pintan figuras humanas y animales con gran naturalismo, más acusados en los últimos, siempre en color rojo con diversas tonalidades.

Los animales más representados son ciervos, tanto ejemplares machos como hembras e incluso cervatos, cabras montesas y jabalíes, que en ocasiones aparecen heridas por flechas clavadas en el vientre, el cuello o la espalda. Se pueden identificar además, algunos ejemplares de toros, caballos, perros o lobos e insectos. Entre las figuras humanas destacan por su número las masculinas, armadas con arcos y flechas, tensando los arcos o disparando. Las figuras femeninas, más escasas, aparecen ataviadas con faldas largas ajustadas a las caderas y con el torso descubierto. Hombres y mujeres en especial los primeros, se adornan con diversos tipos de peinados, plumas y cintas en la cabeza, tronco y extremidades. Los animales y las figuras humanas se representan aislados o formando escenas, por lo general de caza.

La más conocida se encuentra en la Cueva de los caballos (Cova dels Cavalls), donde un grupo de arqueros acechan y disparan sus flechas contra una manada de ciervos compuesta por un ciervo adulto, otro joven, cinco ciervas y dos cervatos.

De extraordinario interés es el conjunto de figuras humanas con arcos de «les Coves del Civil» que representa una posible danza guerrera, también interpretada como escena de batalla. En ella aparecen dos grupos de arqueros enfrentados. Algunos tensan sus arcos y otros preparan las armas para iniciar la acción de disparar. Por su carácter poco habitual en el repertorio temático levantino debemos referirnos a las representaciones de enterramientos, de las que en la Valltorta contamos con dos ejemplos: el de un hombre asociado a una figura femenina, en el «Abric Centelles», o el de un hombre aislado, en «Covetes del Puntal».

Barranco de Valltorta (WIKIPEDIA)

Valoración global:
Su valoración:
[Total: 0 Average: 0]

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Pin arquero o guerrero de Valltorta (Castellón)”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te recomendamos…