Colgante bastón de mando perforado (Cantabria)

60,00 IVA Incluido

Colgante bastón de mando perforado: se encontró en la cueva del Castillo en Puente Viesgo, Cantabria. Pertenece al período Paleolítico, concretamente al Magdaleniense, datado hace 12.000 años.

  • Tamaño: 1 x 6 cm. (largo x alto)
  • Material: PLATA DE LEY 930/000 envejecida
  • Tallada a mano
  • Sin cordón (Cordón con remate de plata se puede comprar aparte)

1 disponibles

Descripción

Bastón perforado

Este bastón perforado se encontró en la cueva del Castillo en Puente Viesgo, Cantabria. Pertenece al período Paleolítico, concretamente al Magdaleniense, datado hace 12.000 años.

Se desconoce su verdadero uso y significado aunque hay diferentes teorías: bastones de mando, como símbolo de autoridad; posible uso para la caza, para enderezar azagallas; como tótem de la tribu… Se trata de un objeto de arte mobiliar hecho en un material orgánico,  asta de cérvido. Figura de casi 20cm de longitud

La técnica utilizada es el grabado y muestra distintas finuras en el trazo dependiendo de la zona que se quiere destacar. (Para el perfilado del contorno, el grabado es más profundo y para los demás detalles de la anatomía el trazo es menos profundo y más fino).  La figura se adapta al soporte curvo del asta y tiene una perforación circular o elíptica en su extremo más ancho y con los bordes biselados por ambos lados.

La decoración es un ciervo macho que presenta gran belleza artística, con mucho detalle en el astado, orejas, ojo, boca, papada, lomo y cuartos traseros.

Lacienciadivulgativa.blogspot.com.es

 

Bastones perforados: ejemplar de la cueva El Castillo

La comunidad de Cantabria, en el norte de España, es un lugar único por el número y calidad de los objetos de arte mueble encontrados. El Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria expone los más emblemáticos. En particular, me quiero detener a describir una de sus joyas: el bastón perforado con un ciervo grabado de la cueva de El Castillo (Puente Viesgo, Cantabria).

Los bastones perforados eran fabricados a partir de fragmentos de asta de reno o ciervo. La geografía donde se han hallado cubre una gran amplitud, desde Europa Occidental hasta Centroeuropa: España, Francia, Alemania, Suiza, República Checa, y así mismo un notable alcance temporal, desde el Auriñaciense hasta el Magdaleniense final. Aproximadamente se conocen unos 400 bastones, la mitad de ellos decorados. Todos tienen ciertas características comunes:

  • Perforaciones circulares o elípticas. Por lo general, una perforación en su extremo más ancho, pero también existen algunos con dos, y una decena de bastones con tres o más.
  • Longitud de entre 10-16 cm.
  • Bordes biselados por ambos lados.

La decoración es muy variable, con grabados y relieves tanto figurativos como no figurativos. Suelen tener una gran belleza artística y representar escenas similares a las pintadas o grabadas en las paredes de las cuevas, aunque su significado suele generar abundantes discusiones.

Posiblemente son los objetos paleolíticos que más estudios han provocado, así como discrepancias respecto a su posible utilización. Se han documentado hasta 40 propuestas, entre las cuales destacan:

  • Se les llamaban hace un tiempo “bastones de mando”, porque se pensaba que principalmente tenían un sentido de ostentación o rango.
  • También se les relaciona con sentidos religiosos o simbólicos, por ejemplo, relacionados con la fertilidad, dado que algunos muestran morfologías o signos fálicos.
  • Se han interpretado como símbolo de la jerarquía encargada del culto mágico, sugiriendo que los animales representados pudieran ser tótems de la tribu.
  • En el siglo XIX se descubrió que algunos esquimales usaban objetos parecidos como palancas para enderezar en caliente azagayas o puntas de flecha y arpones fabricados con asta de reno.
  • Objetos útiles para tensar, fabricar cestería o cuerdas con fibras vegetales, emplear como picos de tiendas…
  • Utilización en la caza como elemento director a través del cual pasaba la flecha que era impulsada por la lanzadera.

El bastón perforado de El Castillo está datado en unos 12.000 años, del Magdaleniense final. Se encontró a principios del siglo XX. Tiene una longitud notable de casi 20 cm, de los más grandes hallados, y es curvo lo cual requiere especial destreza para adaptar la decoración a la forma. Tiene grabado un ciervo macho con mucho detalle en el astado, orejas, papada, lomo y cuartos traseros, mostrando distintas finuras en el trazo dependiendo de la zona que se quiere destacar.

 

Fuente: Bastones perforados: ejemplar de la cueva El Castillo (Nutcracker Man)

Valoración global:
Su valoración:
[Total: 1 Average: 5]

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Colgante bastón de mando perforado (Cantabria)”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te recomendamos…