Vaso cilíndrico de terra sigillata hispánica (Drag 30)

42,00 IVA Incluido

Vaso cilíndrico de pared vertical ligeramente abombada, de Terra Sigillata Hispánica (TSH) y de influencia gálica, tipo Drag. 30, con imágenes de lucha de gladiadores. Cronología: s. I d.C.

Tamaño: 11 x 11 x 11,5 cm. (largo x ancho x alto).

Material: barro cocido con textura de terra sigillata.

Peso: 405 gr.

1 disponibles

Descripción

Vaso cilíndrico de terra sigillata hispánica (Drag 30)

 

Reproducción de Sigillata Hispánica. DR 30

Vaso cilíndrico de pared vertical ligeramente abombada, de Terra Sigillata Hispánica (TSH) de influencia gálica, tipo Drag. 30, s. Id.C. La ausencia de línea separando los festones superiores de la decoración inferior, es característico de los talleres gálicos anteriores al siglo II, de la misma forma que la decoración en metopas alternando cruciformes y escenas circenses con gladiadores.

 

Cerámica sigillata

Originalmente la vajilla romana estaba compuesta por formas sencillas elaboradas tanto en arcilla como en madera, siendo más toscas entre las clases humildes y finas entre las adineradas. Con el tiempo, el contacto con otras culturas como la griega favorecerá el aumento de utensilios y recipientes en el menaje romano. Una vez que esta influencia decae, muchos objetos de importación, como las cerámicas de barníz negro, serán imitadas en los alfares locales desde el sIII a.C hasta finales de la república (cerámica Campaniense, Morel MAH 1969, Morel 1964), exportándose al resto de un imperio que crecía.

Desde el s.I a.C la sociedad romana comienza a usar un nuevo tipo de vajilla de color rojo intenso, brillante, de mayor calidad y resistencia, que sustituirá progresivamente a la vajilla fina de barníz negro usada durante el período republicano (campaniense). Esta cerámica, denominada sigillata por la presencia en las piezas del sello personal del alfarero (sigillum), tiene su principal centro de producción en la península itálica (Sigillata itálica), en zonas como Arezzo, de ahí el nombre de sigillata Aretina para las primeras producciones de sigillata itálica. El éxito de esta nueva forma de vajilla de lujo (desde el siglo I a.C hasta el Id.C), favoreció hacia el año 20 d.C, el desarrollo de talleres en otras zonas del imperio como la Gallia (sigillata sudgálica). Talleres como Montans, Bansac o la Graufesenque, tuvieron reconocido prestigio exportando sus producciones por todo el imperio (M.Roca CPAUG 7, 1982). Un poco más tarde, hacia el tercer cuarto del cambio de era y por influencia de las importaciones de cerámica itálica y gálica, se fabricará sigillata en Hispania (sigillata hispánica), de un tono más anaranjado. Son especialmente conocidos los alfares de Andújar y Nájera (Cesaraugusta 78, 2007). La producción de sigillata hispánica perdura hasta el bajoimperio, con producciones más claras y de menor calidad técnica a partir de los siglos III y IV, perdurando hasta el siglo VI (sigillata hispánica tardía).

Algo similar ocurrirá en las colonias romanas del norte de África (Sigillata africana), cuya producción, de un tono más claro que las anteriores, se desarrollará entre los siglos I al VII d.C, imitando las formas más antiguas  de la sigillata hispánica y gálica, e influenciando posteriormente en la sigillata hispánica tardía.

La cerámica sigillata se elaboraba gracias a la ayuda de moldes, lo que permitía grandes producciones en serie que abastecían todo el imperio.

Los diferentes centros de producción atravesaron períodos de máximo esplendor y otros en los que las piezas pierden calidad variando sustancialmente el tono de los engobes y la resistencia de la cerámica.

Fuente: Información de Paleorama.

Valoración global:
Su valoración:
[Total: 0 Average: 0]

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Vaso cilíndrico de terra sigillata hispánica (Drag 30)”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te recomendamos…