Figura de Ötzi el “Hombre del hielo” escala 1/6. Pieza artesanal, única y exclusiva

215,00 IVA Incluido

Figura de Ötzi el “Hombre del hielo” escala 1/6. Pieza artesanal, única y exclusiva

Esta figura de Ötzi, un cazador del calcolítico, se ha realizado con gran lujo de detalles empleando, además del plástico base de la figura, materiales naturales como pieles animales, cuero, cuerda, madera y metal.

Al tratarse de pieza artesana, solo existe este ejemplar lo que le convierte en una pieza única y exclusiva.

Todo el equipo y la ropa de Ötzi se ha realizado de forma extremadamente detallada al encontrase junto con el cuerpo momificado todo su vestuario y pertrechos lo que ha permitido recrearlos con la máxima fidelidad.

  • DIMENSIONES: aprox. 45,5 x 17 x 16 cm. (alto x largo x ancho).
  • PESO: 650 g.
  • MATERIAL: resinas, cuero, pieles animales, madera y metal.
  • Con base de madera decorada
  • Pieza única y exclusiva

1 disponibles

Descripción

Figura de Ötzi el “Hombre del hielo” escala 1/6. Pieza artesanal, única y exclusiva

Esta figura de Ötzi, un cazador del calcolítico, se ha realizado con gran lujo de detalles empleando, además del plástico base de la figura, materiales naturales como pieles animales, cuero, cuerda, madera y metal.

Al tratarse de pieza artesana, solo existe este ejemplar lo que le convierte en una pieza única y exclusiva.

Todo el equipo y la ropa de Ötzi se ha realizado de forma extremadamente detallada al encontrase junto con el cuerpo momificado todo su vestuario y pertrechos lo que ha permitido recrearlos con la máxima fidelidad.

 

Ötzi, el hombre que vino del hielo

El “Hombre del hielo” u Ötzi, como se conoce familiarmente al cuerpo de un individuo varón momificado de unos 5.300 años de antigüedad hallado en 1991, fue localizado casualmente por una pareja de montañeros alemanes en los Alpes Ötzaler, en la frontera entre Austria e Italia.

A los pocos días se generó un gran revuelo popular, mediático, arqueológico e incluso político, puesto que tanto Italia como Austria reclamaban la propiedad de los restos (la frontera entre los dos países, trazada después de la Primera Guerra Mundial, debió revisarse al desaparecer parte del glaciar sobre el que se habían hecho las primeras mediciones). Desde entonces no han cesado de aparecer noticias relativas a los descubrimientos científicos realizados sobre su anatomía y sobre los utensilios y vestimenta que llevaba consigo, siempre con una gran repercusión mediática.

Ötzi debe su fama, entre otras cosas, al espléndido estado de conservación de su cuerpo y de los pertrechos que se hallaron junto a él: vestimenta (botas, calzas, calzón, capa, manto, gorro), armas (hacha de cobre, puñal de sílex, carcaj con flechas) u otros utensilios variados tales como recipientes de corteza de abedul, hongos yesqueros, retocadores para afilar los útiles líticos, etc.

 

Gracias a los estudios realizados sobre su organismo y objetos han crecido exponencialmente nuestros conocimientos sobre el modo de vida de las comunidades europeas de la Edad del Cobre. Las más modernas técnicas arqueológicas y médicas utilizadas en los numerosos análisis realizados han dado a conocer multitud de aspectos relacionados con su nivel técnico, alimentación, patologías, entorno ambiental, asentamientos e incluso -hecho publicado recientemente- sobre su improbable sucesión entre los actuales europeos.       

FUENTE: M.A.R.

Ötzi, la momia que nos habla del pasado y… del futuro
Murió tras una pelea

Ötzi no había digerido aún su última comida a base de cereales, ciervo e íbice, una especie de cabra montés, cuando le dispararon una flecha que le seccionó la arteria subclavia, en el hombro izquierdo. Se desangró hasta morir en muy poco tiempo. En el hombro quedó alojada la punta de la flecha. Pocas horas antes, Ötzi había tenido una violenta pelea, que le dejó una herida profunda en la mano derecha. Es todavía un misterio por qué fue asesinado. No se sabe aún si estaba en ese lugar por caza o de tránsito. El cuerpo de Ötzi quedó abandonado y no tocaron sus ropas ni se llevaron sus pertenencias, algunas de gran valor, como su hacha de cobre. La nieve y el hielo lo sepultaron durante 5.300 años. Así estuvo hasta el 19 de septiembre de 1991 cuando Erika y Helmut Simon, una pareja de excursionistas alemanes, vieron casualmente la nuca y hombros del cuerpo de un ser humano que emergía de la nieve.

«Lo que sabemos con certeza es que fue asesinado. A su muerte tenía unos 45 años. Era bastante anciano, porque el promedio de los varones en la Edad del Cobre estaba alrededor de los 36 años. Medía en torno a un metro y sesenta centímetros. Tenía cabello largo castaño, ojos marrones y era bastante delgado. Pesaba más de 50 kilos (la momia pesa 16 kilos). Estaba en buena forma física porque acostumbraba a caminar mucho en la alta montaña», cuenta el

Elección de materia prima

Gracias a su óptimo estado de conservación podemos realizar una mirada directa al pasado, al inicio de la Edad del Cobre (3300-3100 a.C.). «Lo interesante de su ropa, sus armas y sus herramientas es la elección de la materia prima. No usó materiales por casualidad, sino que fueron seleccionados para un uso específico. Eligió los mejores materiales disponibles en ese momento. Por ejemplo, para hacer su arco, utilizó madera de árbol del tejo, una madera dura pero también flexible y, por lo tanto, se presta perfectamente para construir un arco», resalta Putzer.

 

Especialmente seleccionado y de alta calidad era su vestuario. La mayoría de su ropa procedía de animales domésticos: el abrigo estaba formado por una combinación de cuatro pieles de cabra y oveja; para cubrirse la pierna hasta la rodilla –polainas– utilizaba la piel de cabra, ciervo para el carcaj, vaca y ternero para el resto. Su calzado estaba formado por una parte interna, con piel de vaca, y otra externa, con una zona alta que se ataba a los tobillos; bajo la suela colocaba una tira de cuero para evitar el resbalar. Los resultados del estudio demuestran que Ötzi no se ocupaba solo de animales domésticos, sino que era también un experto cazador. Todas las pieles eran tratadas con procedimientos complejos que comprendían raspado, ahumado y un tratamiento con la grasa.

 

Estrella mundial

«El hombre que vino del hielo» despertó muy pronto la curiosidad de todo el mundo. Un año después de su descubrimiento, la revista ‘Time’ le dedicó la portada, haciendo de Ötzi una estrella internacional. Después de 5.300 años, su historia sigue fascinando por su aportación a la ciencia y los secretos que aún encierra. En su estudio se han interesado más de 700 científicos de todo el mundo. El nombre oficial de la momia es «Hombre que vino del hielo» («Iceman»), según estableció en 1997 el Gobierno provincial de Bolzano. Familiarmente se le bautizó como Ötzi, en homenaje a Ötztal, el valle donde fue encontrado.

El Museo Arqueológico del Tirol del Sur de la ciudad de Bolzano, donde se conserva, ha sido visitado desde su inauguración (en 1998) por más de 5,5 millones de personas de todo el mundo. En el año 2019, el anterior a la pandemia, lo visitaron 300.000 personas. Ötzi fascina porque ofrece la percepción de que es casi como un viajero en el tiempo. Su cuerpo momificado prácticamente intacto narra, con gran detalle cómo era la vida del hombre en las montañas 3.300 años antes de Cristo.

Ötzi ha sido la primera momia de la que se ha podido construir un entero patrimonio genético. Su estudio nos da respuestas continuas y de gran valor. «Ötzi ha sido muy importante no solo para la arqueología europea, si no también mundial. Al ser un hallazgo tan bien conservado despierta interés en todo el mundo. Y esto es muy importante para los investigadores, porque les facilita la búsqueda de financiación para su investigación. Otzi ha permitido dar un impulso a la arqueología y a otras áreas de investigación, como la genética», afirma Putzer.

Los análisis clínicos han mostrado que Ötzi se encontraba en buen estado de salud, aunque tenía indicadores degenerativos relacionados con la edad. El análisis del contenido intestinal reveló la presencia de huevos de tricocéfalo, un parásito. Tenía una predisposición genética a algunas enfermedades, en particular a las cardiovasculares. Sus genes también revelan que era intolerante a la lactosa, lo que significa que no podía digerir el azúcar de la leche, como presumiblemente la mayoría de sus contemporáneos. Nos cuenta el cuidador de Ötzi que en su estómago se ha identificado la bacteria ‘Helicobacter pylori’, que puede causar úlceras gástricas y que porta buena parte de la población mundial. La certificación más antigua de esta bacteria se debe a Ötzi, explica el arqueólogo: «Fue posible aislar el ADN de esta bacteria, lo que ahora se puede explotar para combatir mejor la Helicobacter que todavía se encuentra en muchas personas de la población europea y mundial. Por tanto, la investigación sobre la momia también puede ayudar a curar las enfermedades que todavía sufre la población».

Tatuajes como terapia

Algo muy intrigante en «El hombre que vino del hielo» han sido los 61 tatuajes que tiene en su piel. Era una huella difícil de explicar. Un rompecabezas sugestivo que dio pie para no pocas fantasías: hubo quien intentó identificarlo con un hechicero, otros apuntaron que se trataba de adornos rituales.

También la ciencia ha dado una solución interesante al rompecabezas, según explica el arqueólogo Putzer: «Tenía alrededor de 61 tatuajes que se extendían un poco por todo su cuerpo; la mayoría están en su espalda. Sabemos que en los lugares donde están los tatuajes sufría de artrosis. Los tatuajes se usaron para disminuir el dolor de espalda. También tenía tatuajes en el tobillo, en la rodilla donde, por ejemplo, tenía un menisco dañado, por lo que creemos que el tatuaje era una terapia para aliviar el dolor».

Este hito de la arqueología fascina porque, como viajero del tiempo, nos descubre el pasado, pero también en cierta forma nos anticipa el futuro. La momia ha servido para dar un claro mensaje al hombre de nuestro tiempo en relación con el cambio climático.

Ötzi estuvo 53 siglos bajo el hielo y la nieve. Hoy, el escenario de su descubrimiento en los Alpes –donde hay una pequeña pirámide conmemorativa con un giroscopio de metal en su cima– se nos muestra a veces como un paisaje lunar. Andreas Putzer nos describe el drama de este cambio climático: «Aquí en los Alpes o en nuestra zona los glaciares se están derritiendo rápidamente; de hecho, ya hay nuevos hallazgos arqueológicos sobre el glaciar. Lo que no tenemos es otro cuerpo humano. Solo encontramos instrumentos que son, en parte, incluso más antiguos que Ötzi. Esto indica que el hombre siempre ha aprovechado estos pasos montañosos para cruzar los Alpes. Ahora, al derretirse los glaciares, los hallazgos están emergiendo a la luz». Es inevitable preguntar al arqueólogo Putzer si aparecerá alguna momia, un nuevo Ötzi: «Es difícil porque normalmente un glaciar está siempre en movimiento y por tanto se lleva también un cuerpo humano y lo destruye durante el transporte. En el caso de Ötzi, se conservó porque se encontraba en un hueco y estaba protegido de estos movimientos de los glaciares. Así que es muy poco probable que se encuentre otra momia en el futuro, pero tampoco se puede descartar», informa.

Mediático

Más allá de los aspectos científicos que son muchos y muy importantes, Ötzi, al ser la momia más famosa del mundo, se ha convertido también en un fenómeno mediático. Andreas Putzer refiere que «hay muchas personas que piden clonar a Ötzi; miles de mujeres nos han escrito para ser inseminadas con su esperma; un alemán incluso afirma ser su reencarnación». No son casos aislados. Putzer nos explica la razón de este fenómeno mediático: «Seguimos recibiendo cartas y mensajes de todo el mundo de diferentes personas. Esto es debido a que ven en Ötzi indicadores humanos, despertando compasión y asombro».

Es visto también como un símbolo del calentamiento global, pues se descubrió cuando el hielo del glaciar se derritió. Algunos, como el actor Brad Pitt, se han hecho un tatuaje con la forma de Ötzi.

Sin duda, la más perfecta síntesis sobre la importancia y significado de esta momia, la dio el famoso alpinista y escritor italiano Reinhold Messner, uno de los primeros en percatarse del sensacional descubrimiento: «Ötzi viene del pasado y nos lleva al futuro».

FUENTE: ABC.ES

Si quieres saber más sobre el calcolítico y sobre este periodo histórico en Madrid no te pierdas La tierra apropiada – Madrid una Historia para todos nº 3

Valoración global:
Su valoración:
[Total: 1 Average: 5]

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Figura de Ötzi el “Hombre del hielo” escala 1/6. Pieza artesanal, única y exclusiva”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También te recomendamos…