Cráneo Australopithecus Boisei

165,00 IVA Incluido

Cráneo de Australopiteco Boisei: réplica del cráneo OH5 que se descubrió en 1959 por Mary Leakey en Olduvai (Tanzania), datado en 1,8 millones de años. Fue un homínido exclusivamente africano sin continuidad evolutiva en la filogenia humana, con una capacidad craneal que rondaba los 500cm3, presentaba una cara ancha bastante simiesca con incisivos pequeños y grandes molares y premolares.

  • Tamaño: 20 x 15 x 18 cm (largo x ancho x alto)
  • Material: resina de alta calidad y policromía.

1 disponibles

Descripción

Cráneo Australopithecus Boisei

Réplica en resina de Australopiteco Boisei OH5

Réplica del cráneo OH5 de Australopiteco boisei hallado en julio de 1959 por Mary Leakey en Olduvai (Tanzania), datado en 1,8 Ma. Inicialmente denominado Zinjanthropus boisei  e identificado con el género Paranthropus.
Reconstrucción de la mandíbula inferior a partir de restos de otras mandíbulas de A.boisei.

 

¿Cascanueces?

Boisei es Cráneo Australopithecus Boisei Su potente dentición posterior y su musculatura facial le habrían permitido fácilmente fracturar todo tipo de alimentos duros, de ahí el apodo que recibe  “cascanueces”. No obstante, el análisis microscópico de las huellas dentales ha revelado que no consumió este tipo de alimento de forma regular, lo que sugiere que este potente aparato masticador no responde a una adaptación evolutiva (PLOSone 2008).

Pero lo que más nos llama la atención de Boisei es su enorme cresta sagital o apéndice óseo longitudinal en la parte superior del cráneo en la que se insertaban esos poderosos músculos, una cresta que también está presente en osos y grandes carnívoros, lo cual nos da una idea de su potencia mandibular. Esta potencia masticatoria está sin duda relacionada con su dieta herbívora muy abrasiva, similar a la de los babuinos actuales (PLOSone 2014), que ingieren grandes cantidades de tallos fibrosos y tubérculos como la chufa, que deben masticar durante mucho tiempo para que las enzimas de la saliva descompongan los almidones.
Se trata en cualquier caso de una especie robusta con una estatura que pasaría del metro y medio y entre 40 y 60kg de peso para los machos, y de 34kg para las hembras.

Boisei vivió preferentemente en ambientes secos y semi-secos de sabana, y sabemos, gracias a los hallazgos de OH80 (Manuel Rodriguez et al, PLOSOne 2013), que sus restos fueron aprovechados por carnívoros.
Aunque se han encontrado herramientas de piedra en niveles en los que aparecen sus restos, todo parece indicar que fueron incapaces de fabricarlas o utilizarlas, y que corresponderían a otros homínidos del género Homo presentes en esos niveles (compartió su hábitat con habilis y rudolfensis).

Boisei se extinguió probablemente por la incapacidad de adaptar su dieta a los cambios del entorno.

Valoración global:
Su valoración:
[Total: 0 Average: 0]

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Cráneo Australopithecus Boisei”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te recomendamos…