Copa de vidrio romana

34,00 IVA Incluido

Reproducción de copa romana de tipo circular perteneciente a la Antigüedad Tardía (s. VI-VII d.C), mediante la técnica de soplado sobre molde.

  • Tamaño: 8,5 x 14 cm. (ancho x alto)
  • Material: vidrio.
  • Peso: 90 gr.

1 disponibles

Descripción

Copa de vidrio romana

Reproducción de copa de vidrio romana

Reproducción de copa romana de tipo circular perteneciente a la Antigüedad Tardía (s. VI-VII d.C), mediante la técnica de soplado sobre molde.

Esta copa es de edición limitada y está elaborado siguiendo protocolos de arqueología experimental en vidrio soplado. Por este motivo, tanto el tamaño como la coloración y el envejecido, pueden variar sensiblemente en gamas del amarillo a tonos más blanquecinos y verdes.

 

Historia y características del vidrio romano

Hay dos áreas fundamentales en la producción del vidrio: Siria y Egipto, por una parte, y Alejandría por otra.

La procedencia de los vidrieros va a caracterizar las distintas técnicas que se desarrollen. Los vidrieros Alejandrinos imponen el decorado, tallado y pulido de vidrios multicolores (Millefiori), mientras que los sirios utilizan el soplado del vidrio.

El soplado del vidrio en Roma comenzó en el año 20 de nuestra época, a partir de aquí el auge obtenido es tal, que no es comparado con ninguna otra zona, esto se debe fundamentalmente a la conjugación de varios factores como:

  • Técnicas heredadas de artesanos inmigrantes.
  • Poderío económico del imperio
  • Pensamiento práctico.
Esto trae como consecuencia el desarrollo de la actividad y hace que el vidrio pase de ser un elemento suntuario a utilitario, y permite que el empleo del mismo se amplíe a las esferas más bajas y mayoritarias de la sociedad; se abarata el producto.

En esta época se pasa del vidrio coloreado al vidrio incoloro, introducido este último por los egipcios, al igual que las técnicas del vidrio mosaico y moldeado. También se comienza a usar en Roma con fines arquitectónicos, para pavimentar y revestir paredes. La primera muestra del empleo de este tipo de vidrio corresponde al enmarcado en metal, encontrado en las ruinas de Pompeya. Media 1.10 x 0.80 m. y se supone que fue instalado en un baño.

En la época de Augusto, en Roma se desarrolló la técnica del vidrio Camafeo, consiste en unir 2 capas de vidrio de diferentes colores, tallando después la capa externa, para que quede al descubierto partes de la capa interior, quedando una superficie a relieve, resaltada por la diferencia de color de las capas. El exponente más famoso de esta técnica es sin duda el jarrón Portland (siglo I de N.E) adornado con las figuras mitológicas de Peleo y Tetis.

De origen sirio o alejandrino, utilizaron la técnica de dorado en frío, que consistió en pegar con resinas panes muy finos de oro que tenían la figura del decorado, después se revestían con una capa delgada de vidrio.

Finalizando esta etapa, los vidrieros del siglo I y siglo II se distinguen por la tonalidad verdosa de los vidrios utilizados. En el siglo III y parte del IV, se alcanza una alta evolución de las técnicas y a finales del siglo IV comienza la decadencia de la artesanía del vidrio, baja la calidad del vidrio, y se pierde en originalidad en cuanto a la ornamentación y formas de los productos.

Dividido el Imperio Romano en Oriente y Occidente, los bizantinos (Constantinopla) se destacan por la construcción de mosaicos; Los artistas colocaban encima de la capa de cemento alternativamente capas de vidrio, nácar y mármol.

Los romanos fueron quienes promovieron la expansión de este arte a Germania, la Galia, Hispania e inclusive a Albión.

Fuente: Vidrio romano (EcuRed)

 

¿De qué está hecho el vidrio?

El vidrio es un material transparente o translúcido no cristalino, duro y frágil, que se obtiene fundiendo una mezcla de sílice (supone el 75% de la mezcla, por lo que eran muy valoradas las que presentaban menos impurezas), fundente (sustancias que ayudan a disminuir la temperatura de fusión, principalmente la sosa, ya sea de origen mineral o vegetal. El fundente constituye el 20% de la mezcla), y cal en proporción del 5% (la cal aumenta la estabilidad química y mecánica del vidrio).

Además se añadían otros elementos secundarios como el calcín (fragmentos de vidrio reutilizado), que aporta homogeneidad al producto final), oxidantes como el antimonio o el magnaneso para decolorar el color producido por las impurezas y colorantes a base de óxidos metálicos (E. Alonso Cereza, RAH 2005,176 y ss).

Fuente: Información de Paleorama

Vidrio romano

El vidrio fue un material predilecto para los romanos quienes se proveían de él a través del comercio con egipcios y fenicios. Se han encontrado objetos fabricados con vidrio romano en numerosos sitios del Imperio romano tanto en contextos domésticos, como también industriales y funerarios.

El vidrio era utilizado principalmente para fabricar recipientes, aunque también se producían mosaicos cerámicos y vidrios para ventanas. Las metodologías de producción de vidrio romanas se desarrollaron a partir de tradiciones técnicas helenas, inicialmente concentrándose en la producción de recipientes de vidrio de colores intensos mediante moldes. Sin embargo, durante el siglo primero la industria experimentó un rápido crecimiento que incluyó el desarrollo del soplado de vidrio y la preferencia por los vasos incoloros o tono ‘aqua’.

La producción de vidrio en bruto fue realizada en diversas zonas geográficamente diferentes de donde se llevaba a cabo el trabajado del vidrio para obtener los recipientes terminados, y hacia fines del siglo primero la fabricación en gran escala hizo que el vidrio se convirtiera en un material fácilmente disponible en todo el mundo romano, y del cual se disponían de vidrios de gran lujo que deben haber sido sumamente caros.

Ya desde el principio del Imperio lo fabricaron en la metrópoli y fuera de ella (en la Galia e Hispania, según Plinio el Viejo y San Isidoro), dándole las mismas aplicaciones que los egipcios y fenicios y perfeccionando las formas de sus vasijas que resultan más variadas y elegantes. Apenas se descubre sepultura romana que no contenga fiolas o botellitas de vidrio ya incoloro ya verdoso, cubiertas de irisaciones por la acción de la humedad y del aire. Estos frasquitos, siempre de formas estrechas suelen ser denominados lacrimatorios y ungüentarios por los coleccionistas pero servían únicamente para contener aceites o perfumes en los sepulcros, no para depositar en ellos lágrimas.

También perfeccionaron los romanos el arte de producir relieves de figuras en los vasos de vidrio por la adición de otra capa de esmalte o vidrio de color distinto junto con el modelado y cincelado o grabado de ella que se había inventado por los egipcios de modo que la superficie exterior de semejantes vasos ofrece todas las apariencias de un camafeo de piedra ónice de grandes dimensiones.

Se les llama hoy vasos murrinos falsos, por imitar a los verdaderos. Las vasijas más preciosas de esta forma que se conservan están en el Museo de Nápoles y en el Británico.

En fin, decoraban los romanos las vasijas preciosas de vidrio con los procedimientos que siglos más tarde reprodujeron los venecianos y se distinguen con los nombres de reticella (vasos reticulados) y millefiori (milflores o vasos floridos) los cuales resultan de la adición de barritas y filigranas de vidrio ya en la superficie para los reticulados, ya incluidas en la masa o en el espesor de las paredes del vaso para los milflores. Produjeron también las fábricas romanas vidrios para ventanas y claraboyas aunque de pequeñas dimensiones e hicieron estatuitas de este material e imitaciones de piedras finas con grabados.

Fuentes: Vidrio romano (WIKIPEDIA)

Más información:

Valoración global:
Su valoración:
[Total: 0 Average: 0]

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Copa de vidrio romana”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te recomendamos…